Seguidores

lunes, 7 de enero de 2013

La mejor despedida del 2012.

De esas veces en las que te vas a la cama con LA SENSACIÓN.
Ese día había sido especialmente bonito. No hablo de romanticismo. Nada de palabras bien dichas con corazones decorando alrededor. Sabes de sobra que a esas soy alérgica, porque realmente no saben hablar. 
Hablo de cada momento sencillo contigo. Sin más que un parque vacío, y tu mano agarrando la mía mientras todos los demás preparaban nerviosos la cena de fin de año. 
Me diste mucho en apenas unas horas, a parte de besos, abrazos, y risas. Muchas risas. 
Desde aquella tarde he aprendido la diferencia entre querer a alguien, y querer a alguien por hacer que, antes de nada, me quiera a mí misma. Y tú, primero, me has enseñado esto último; repitiéndome una y otra vez que debo valorarme. 
"Es muy tonto pensar que no eres lo suficientemente buena para alguien" , me dijiste hace tiempo. Y yo hoy te digo que haría absolutas locuras por ti, pero sabes que tampoco hace falta que las haga.

No soy la mejor en esto de explicar sensaciones, y tampoco pretendo que lo entiendas. Sólo déjame decirte que, sin más, desde aquella tarde, eres la causa. 

 ¿Para qué más? Prefiero mejor, y eso es imposible





.

6 comentarios:

  1. A veces pensamos que necesitamos querer a alguien más de lo que podemos soportar, como si extralimitarnos fuera la razon de todo. Y como tu bien describes, no hace falta un escenario bonito para que un encuentro sea perfecto. Solo se necesita a esa persona que cada uno consideramos perfecta.
    Mee ha encantado laaa entrada
    Un besitoo ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No podías haberlo resumido mejor. :)
      ¡Mil gracias Luz!
      Besos de vuelta.

      Eliminar
  2. En eso que te dijo tenía y sigue teniendo toda la razón del mundo. Tenlo presente siempre, que es un gran consejo. Y qué bonita esa tarde, qué envidia (de la buena).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buen consejo :)
      Gracias, Juan.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  3. No había visto que habías actualizado!
    Me encanta la entrada... La verdad que si es la persona adecuada no tiene porque ser un lugar increíble, porque el momento lo será igual :)
    Por cierto, eso es muy cierto.. No podrás querer a nadie, ni nadie podrá quererte a tí mientras no te quieras a tí misma :)
    un besito!

    ResponderEliminar
  4. ¡Muchas gracias Luciérnaga!
    Es muuuy verdad :)
    ¡Otro de vuelta!

    ResponderEliminar

Pompas