Seguidores

domingo, 17 de abril de 2011

En una noche de primavera en la que la temperatura bajaba al mismo tiempo que subían los minutos en el reloj de la plaza, ella y yo hablábamos tranquilamente acompañadas por el crujido de las pipas. Nos rodeaba un grupo de niñas que jugaban al escondite a lo alto de unos patines de línea. Me llamó la atención el darme cuenta de que nosotras ya hemos pasado la línea en la que la única preocupación que podíamos tener era apañárnoslas para que quien se la ligara no nos encontrara.
Cuando somos niños tenemos curiosidad por crecer, por vestirnos con ropa de mayores,ponernos tacones y pintarnos los labios de un rojo chillón. Y yo,que aún no he traspasado los dieciocho,ya echo de menos la infancia y los pilla-pilla con los amigos.
Supongo que en todas las etapas de la vida nos gustaría estar en otras edades. Un niño quiere ser mayor. Una persona mayor quiere ser un niño. Pero yo creo que todas las etapas tienen algo bueno. Así es la vida, ¿no? vivirla lo mejor que podáis .

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Pompas